::Las columnas de la calle Mármoles, Sevilla::

Recuerdo desde muy niño los paseos con mis padres por ese mundo fantástico de callejuelas laberínticas que se presentaban ante mis ojos como mundos lejanos y misteriosos a los que jamás podría llegar si no era de la mano de ellos.

Tras dejar atras unas ruedas de piedra incrustadas en la pared (ruedas de molino) me iba acercando a ese lugar, un hormigueo recorría mi cuerpo, una energía mermada con el tiempo pero no desaparecida, los ojos se me encendian de emoción y por fin allí estaban, apoyaba mis manos en la fría barandilla y observaba entre el canto de los pájaros aquellas colosales columnas, apuntaladas entre maderos contra las dos fachadas un olor húmedo subia de el charcal que era base del monumento, recuerdo la verdina misteriosa que ocultaba un mundo antiguo que me llamaba desde otro tiempo, ¿Como podia vivir gente sobre el tremendo misterio?

Una mirada atrás y quedaban allí, con los pájaros, en su calle, me llevaba para mi casa ese tremendo pesar de el ¿Que habría allí abajo? ¿Que misterios ocultaría cada paso bajo mis pies? El mundo no era tan serio como yo creía si los mayores no sabian por donde caminaban.

Eso fué una parte, despues descubrí Cadiz…

Sevilla, fue Híspalis, anteriormente poblado tarteso de Ispal tomado en los años 206 y 205 a.C. Uno de los escasos vestigios que subsisten de la antigua Colonia Iulia Romula Hispalis son las columnas de la calle Mármoles, que se suponen restos de un templo que existió en este mismo lugar, aunque algunos especialistas matizan que la verdadera función del edificio no puede señalarse con exactitud, quizá un pórtico del siglo II a.C. o algún edifício público de grandes dimensiones.

Sólo tres quedan en pie, dos se trasladaron en el año 1578 la Alameda de Hércules y las otras dos fueron trasladadas en 1754 y allí pueden todavía admirarse, estas dos primeras fueron base para las esculturas de Julio Cesar y Hercules realizadas por Diego de Pesquera. En el entorno de la calle Mármoles confluían el cardo y el decumano, y se situaba el centro de la ciudad romana, el antiguo foro de Hispalis, que concentraba el poder social, político y económico.

Sevilla, que durante el siglo XVI aspiró a convertirse en una Nueva Roma, conserva otros testimonios de su pasado romano: hay capiteles de esta época reutilizados, por ejemplo, en la construcción de la Iglesia del Divino Salvador; y también en la zona de la Catedral, vestigios que tambien pertenecen a la elitista Itálica. Las continuas transformaciones que ha experimientado la ciudad, su larga etapa islámica, su renovación renacentista y sus construcciones barrocas, han convertido a estas columnas en verdaderas reliquias de su pasado romano, a las que recientemente se han unido los hallazgos de la Plaza de la Encarnación.

Anuncios

Un pensamiento en “::Las columnas de la calle Mármoles, Sevilla::

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s